Inicio » Noticias y artículos » Cómo tonificar tus brazos a medida que envejeces

Cómo tonificar tus brazos a medida que envejeces

excercises loose skin arms

A veces nos podemos sentir que tenemos una cortina debajo de los brazos…

Y es una preocupación común para muchas mujeres menopáusicas: el peso extra en los brazos.

A medida que el cuerpo envejece, el tono muscular disminuye y como consecuencia los brazos van adquiriendo flacidez incluso cuando nos mantenemos activa. Esto se debe a que los tríceps son músculos que rara vez participan en nuestra actividad diaria.

¿Incómoda con un vestidos sin mangas? ¿Sin ganas de ponerte ropa de tirantes debido al temor de exponer los brazos?

¿Te gustaría tonificar la parte superior de tus brazos?

Si bien no se puede perder grasa en la zona de los brazos de manera localizada lo que sí podemos hacer es aumentar y tonificar los músculos y cambiar por completo la apariencia de nuestros brazos.

Ejercicios simples de Entrenamiento de Fuerza

Necesitamos incorporar más fuerza en los músculos que se implican en el movimiento de extensión del codo durante nuestra actividad diaria. Una buena manera de comenzar es pararse frente a la pared a un brazo de distancia, colocar ambas manos en la pared y acercar el cuerpo hacia la pared doblando los codos para luego empujar el cuerpo lejos de la pared. Al alejar el cuerpo, no hiper extiendas los codos. Recuerda respirar con naturalidad. Trata de aumentar el número de repeticiones cada día.

Cuando salgas a caminar mueve tus brazos de manera consciente, intenta simular el movimiento de marcha con los brazos.

El entrenamiento Curves, ya sea en el club o los entrenamientos Curves en casa, están diseñados para trabajar los brazos.

Requiere tiempo pero vale la pena

¿Qué piensas de esa solución? ¿Suena posible, pero es alcanzable? Hablemos de como convertirlo en una meta alcanzable.

Para lograr cualquier tipo de cambio tenemos que estar dispuestas a someter lo que creemos que queremos ahora, contra lo que queremos alcanzar en el futuro. En otras palabras, renunciar a la gratificación instantánea. Irónicamente, este proceso en última instancia produce felicidad. Así que necesitamos cultivar la capacidad de sacrificar lo que queremos ahora por lo que queremos eventualmente.

La buena noticia es que no tenemos que hacer todo a la vez. Los pequeños cambios suman horas extras. Así que empieza poco a poco con cambios que puedas mantener y a medida que el cambio se convierta en un hábito, busca agregar otro pequeño cambio a tu rutina diaria. Cuando mires hacia atrás estarás contenta de haberlo hecho.

¿Sientes ansiedad relacionada con la menopausia? Encuentra tu club Curves más cercano y obtén un estudio de fitness gratis con uno de nuestras entrenadoras. Las entrenadoras Curves están aquí para guiarte y ayudarte.

Contacta a un entrenador
Share via
Cómo tonificar tus brazos a medida que envejeces | Curves