LA VERDAD SOBRE EL AZÚCAR

La verdad sobre el azucar
Por Claire Kowalchik

nutrición

Cuando alguien describe una comida como “un plato digno de un ataque al corazón”, ¿qué imaginas? Quizá, ¿un filete y huevos acompañados de patatas fritas? La imagen más actual podría ser un plato de donuts con un refresco de medio litro. 

Azúcar. Es el último comestibles que ha llamado la atención de los investigadores y los periodistas de la salud. Algunos dicen que supone un mayor riesgo para la presión arterial alta que la sal y afirman que puede causar la muerte debido a un ataque al corazón. Estas acusaciones son muy serias por eso hemos hecho periodismo de investigación para descubrir la verdad sobre el azúcar y la salud. Aquí está lo que hemos aprendido.

1. El azúcar no provoca presión arterial alta ni ataques al corazón, la obesidad sí. 

“Algunos estudios indican que las dietas con mucho azúcares bajan los niveles de colesterol bueno HDL”, comenta Joan Salge Blake, RD, profesor clínico asociado de nutrición en la Universidad de Boston y portavoz de la Academia de Nutrición y Dietética. “Pero estos estudios no muestran un relación de causa y efecto”. Lo que sí sabemos, continua Blake, es que la obesidad puede provocar enfermedades cardiovasculares.  “El azúcar no es malo —comenta— pero demasiado azúcar sí puede serlo. El exceso de calorías es el problema, porque puede causar obesidad, que puede elevar la presión sanguínea y provocar diabetes y enfermedades cardíacas”.

2. El azúcar no aumenta tu nivel de grasa más que otros alimentos.

Estrictamente hablando, una caloría es una caloría cuando hablamos de peso ganado. “Todos los alimentos contribuyen con calorías a la dieta y si se consume un exceso de calorías no importa cuál sea su origen, aumentarás de peso”, señala Susana Sokolovsky, PhD, CFS, científica especializada en alimentación y vicepresidenta de la Asociación Argentina de Tecnólogos Alimentarios. 

Con toda esta información, ¿cuál debería ser tu estrategia de azúcar en la dieta? 

Aunque el azúcar no es un demonio en sí mismo, eso no te da permiso para llenar tu menú diario de pastelitos y pasta (recuerda que todos los carbohidratos se convierten en azúcares simples durante la digestión). Alguna vez has oído la expresión “calorías vacías”: los alimentos ricos en azúcar son una escasa fuente de nutrientes o ninguna, y cuando cuentas calorías quieres asegurarte de que estas calorías cuentan de verdad.

1. Consume alimentos integrales.

El consumo de una variedad de frutas, verduras, cereales integrales y productos de cereales integrales proporcionan una gran cantidad de vitaminas, minerales, antioxidantes y fitonutrientes para mantenerte sana.

2. Elige solo agua.

Los refrescos, las bebidas para deportistas y las bebidas energéticas son la fuente número uno de azúcares añadidos a tu dieta comenta Blake, y es fácil consumir una gran cantidad de calorías vacías en una bebida porque bebemos rápido y no nos sacia de la misma manera que los alimentos. Un refresco de medio litro contiene 238 calorías; necesitas comer 3 naranjas navel y media de 7 cm para conseguir el mismo número de calorías. 

3. Disfruta de un dulce solo en ocasiones especiales.

“No hay nada inherentemente malo en los pasteles, caramelos o galletas —comenta Blake—, pero ¿qué pasa cuando decidimos comerlos todos los días?” 

No, un donut no te matará, pero comer demasiados, junto con una dieta desequilibrada puede provocar problemas de salud serios.

Para ver este contenido es necesario para permitir cookies en este sitio web.

Permitir cookiesNegar