Relación entre ejercicio físico y sistema inmune

Deporte e inmunidad
Por Curves

salud

Desde Curves te hemos trasladado muchas veces la importancia de hacer ejercicio para mantenernos sanas tanto mentalmente como físicamente, evitando lesiones y la aparición de enfermedades. En el contexto actual, esto cobra mucho más sentido, ya que necesitamos mantener nuestro sistema inmune con un funcionamiento correcto que nos ayude a defendernos.

Existen factores internos que influyen en el estado de nuestro sistema inmunitario como la edad, el cual no podemos cambiar ni controlar. Sin embargo, sí que podemos combatir factores externos como la alimentación, el estrés o el sedentarismo, con la práctica de ejercicio físico regular. Veamos cómo el ejercicio físico puede ayudarnos a mantener nuestro sistema inmune sano.

Beneficios del deporte sobre el sistema inmunológico

Sin duda, el deporte es un gran amigo del sistema inmune por numerosos motivos. Antes de pasar a hablar sobre los beneficios, debes saber que hablamos de la práctica de ejercicio desde una perspectiva moderada, ya que rutinas de deporte de alta intensidad pueden llegar a resultar contraproducentes.

Dicho esto, aquí te dejamos algunos beneficios del deporte sobre el sistema inmunológico a la hora de prevenir infecciones:

- Cuando practicas ejercicio estás ayudando a eliminar bacterias de los pulmones y, en general, de las vías respiratorias, por lo que la posibilidad de contraer una enfermedad de este tipo es menor.

- Al practicar deporte la temperatura corporal aumenta, y esto está íntimamente relacionado con una mayor dificultad para que las bacterias se desarrollen.

- Gracias a la práctica de ejercicio físico se reducen las hormonas del estrés significativamente y, con ello, la posibilidad de caer enferma.

Cómo detectar una bajada de defensas

¿Y si tu sistema inmunológico no funciona como debe? ¿Cómo detectar que tus defensas están en un nivel inferior al deseado? Desde Curves queremos darte algunos indicativos que pueden ayudarte a identificar una bajada de defensas y que puedas ponerle remedio.

Uno de los síntomas más claros que indican que nuestras defensas sufren una caída es el cansancio habitual, pero unido a este señalamos:

- Dolor muscular generalizado.

- Taquicardias.

- Lesiones frecuentes.

- Heridas que no acaban de cicatrizar.

Factores que ayudan a mejorar la inmunidad

¿Cómo mejorar nuestra inmunidad y evitar tener esta sintomatología? Una persona deportista debe tener en cuenta, principalmente, dos ejes: su alimentación, llevando a cabo una dieta saludable; y el descanso y el sueño, imprescindibles. Por supuesto, también es importante cuidarse del frío y los cambios bruscos de temperatura, que también favorecen la aparición de infecciones que todas queremos evitar.

Únete a Curves

Ya sabes que el deporte y el ejercicio físico moderado resultan ser nuestro mejor aliado para mantenernos sanas tanto por dentro como por fuera. ¿A qué esperas para incluir el ejercicio en tu vida? Un entrenamiento moderado te ayudará a mantener activas tus defensas para protegerte de enfermedades infecciosas.

Únete a Curves, tu gimnasio para mujeres, donde encontrarás un espacio donde ejercitar mientras te diviertes e interactúas con más mujeres con el mismo objetivo: ¡la salud y el bienestar! Apúntate ya a una primera cita gratis en tu gimnasio Curves más cercano. Te esperamos.

Para ver este contenido es necesario para permitir cookies en este sitio web.

Permitir cookiesNegar