Razones por las que las mujeres eligen entrenar en un gimnasio de mujeres

9 10 19ok
Por Curves

ejercicio

A la hora de llevar una vida saludable, el ejercicio físico es una de las piedras angulares en las que se debemos apoyarnos para conseguirlo. Y a la hora de poner en práctica este ejercicio físico, apuntarnos a un gimnasio se presenta como una de las opciones más interesantes. Pagar una cuota tiende a responsabilizarnos a la hora de hacer deporte de manera regular, por lo que muchas mujeres optan por esta opción por encima de hacer deporte por su cuenta.

Pero, además, en los últimos años hay una tendencia que está aumentando cada vez más y es la aparición de gimnasios exclusivamente femeninos, como nuestros centros Curves. Pero, ¿qué lleva a las mujeres a elegir un gimnasio solo para mujeres a la hora de entrenar? En las siguientes líneas destacaremos las principales ventajas que presentan para una mujer el elegir un espacio exclusivamente femenino para poner en práctica su actividad deportiva.

Principales motivos para elegir un gimnasio femenino

Los gimnasios femeninos presentan una serie de ventajas sobre los espacios mixtos a la hora de que las mujeres puedan realizar satisfactoriamente su actividad física. Algunas de las principales son:

Sentirse más cómodas

Un estudio realizado por Sport England, la organización para promover la práctica deportiva en Inglaterra, reflejó que un elevado porcentaje de mujeres renuncia a ir a un gimnasio a hacer deporte por sentirse intimidada, incluso acuñó un término propio para este fenómeno, la “Gimtimidación”, o el hecho de sentirse incómoda entrenando en un espacio compartido por hombres.

Hay mujeres que tienen dificultad para sentirse cómodas en un espacio mixto, ya sea por malas experiencias previas, o por timidez a la hora de estar con ropa deportiva, que suele ser más ajustada, en el mismo lugar que un grupo de hombres. Incluso, puede ser que por algún motivo no puedan estar así vestidas delante de hombres, como sucede en el caso de las mujeres musulmanas por causas religiosas.

Así, un gimnasio femenino se presenta como un lugar más seguro a la hora entrenar, al hacerlo en la compañía exclusiva de un grupo de mujeres que puedan sentir los mismos miedos e inseguridades que nosotras, por lo que el entendimiento y el apoyo está más que garantizado.

Entrenamiento absolutamente adaptado a las necesidades femeninas

El físico femenino es distinto al masculino, al igual que lo es su metabolismo. Las diferentes composiciones hormonales hacen que las zonas a trabajar y fortalecer para las mujeres sean distintas a las de los hombres, ya que los lugares donde tiende a acumularse la grasa no son los mismos en un cuerpo femenino que en uno masculino.

Además, las mujeres sufren una serie de factores que alteran su metabolismo y su físico, como son la menstruación, el embarazo o la menopausia, cada una con sus diferentes efectos para el físico femenino como la retención de líquidos, la hinchazón de abdomen, el aumento del tamaño del pecho, el debilitamiento del suelo pélvico.

Un gimnasio mixto difícilmente tendrá ejercicios y máquinas adaptadas a este tipo de problemáticas a las que se pueden enfrentar las mujeres, ya que, al estar pensados tanto para ellas como para ellos, su aproximación es lo más neutra posible. Por eso, un gimnasio femenino ofrece un entrenamiento mucho más personalizado a los retos que supone un físico de mujer.

Distinta aproximación psicológica al entrenamiento

Hombres y mujeres no son distintos en su configuración física, si no también en las motivaciones psicológicas que tienen detrás de la práctica deportiva. El porcentaje de hombres que hace deporte por entretenimiento o diversión es mayor, mientras que, por el contrario, en las mujeres predominan motivos eminentemente estéticos y físicos. Por eso, el entrenamiento femenino tiene que estar más orientado a conseguir resultados, ya que, de no hacerlo, el abandono puede ser superior, algo que las mujeres podrán encontrar cuando acudan a un gimnasio exclusivamente femenino.

Un entorno más relajado

La testosterona es una hormona muy presente en el organismo masculino, también en el femenino, pero en menor medida, que tiene efectos en la distinta aproximación psicológica de unos y otros a la práctica deportiva. La testosterona aumenta el nivel de agresividad y competitividad de los hombres, por lo que el ambiente en un gimnasio en el que estos están presentes suele ser más de enfrentamiento que de colaboración.

En un gimnasio exclusivamente femenino, el ambiente que se respira es radicalmente opuesto. La competición de paso a la colaboración, el intentar superar al otro se convierte en apoyo mutuo para lograr los objetivos físicos que nos proponemos.

Estas son algunas de las principales razones por las que un gimnasio exclusivamente femenino puede presentarse como la opción ideal para que las mujeres puedan entrenar cómodamente. En Curves encontrarás entrenamiento adaptado para mujeres, en un entorno absolutamente amigable, de apoyo y colaboración. Si todavía no formas parte de nuestra familia, reserva una cita gratuita ahora o ponte en contacto con tu Club de Curves más cercano.

Para ver este contenido es necesario para permitir cookies en este sitio web.

Permitir cookiesNegar